10 ago. 2007

LA DOLCE VITA

En el transcurso del mes, he tenido la ocasión de irme dos veces a Santander. Dos veces, con dos tios diferentes, que no se conocen entre si, y que tampoco saben la existencia el uno del otro, y sin embargo los dos han coincidido en varios detalles; entre ellos el hotel. Ambos me han llevado al Hotel Real, maravilloso hotel donde los haya, todo lujo esplendor y con geniales vista al mar. Con uno he disfrutado hasta de un circuito en su centro de talasoterapia, donde me dejé llevar de los masajes, saunas, termas y demás...
Uno de ellos al que denominaré "A", por ejemplo, me llevó a El cenador de Amós a cenar, donde degustamos manjares exquisitos regado todo con un Petrus traido expresamente para mi. Jamás lo habia tomado, asi que fue un subidón de gusto. Uf que detallón.
Un fin de semana magnífico culminado estupendamente en todos los sentidos. "A" es un caballero en toda regla, lo sabe y lo demuestra y además puede permitirse estos lujazos.
Al segundo al que llamaremos "B", también tuvo el gusto de llevarme al mismo hotel (imaginad mi cara al llegar, ) recorrimos la ciudad, visitamos la playa del camello y por supuesto fuimos al Palacio de la Magalena. Con él cené en La Cigaleña, un sitio con mucho carisma con una carta de vinos estupenda, donde degustamos un Pingus absolutamente delicioso. Conocimos a una pareja encantadora y nos fuimos de copeo con ellos hasta las mil. Nuestro "B" desde luego no es tan arrollador en la cama... más bien deja mucho que desear, pero puso interés... aunque yo necesito más, lo reconozco.
Y yo sigo pensando en los dos polvos más caros de la historia... porque la verdad, la que deja mucho que desear es la homenajeada, o sea yo, que soy una chica normal y corriente de una ciudad normal y corriente y con un trabajo de lo más normal y de lo más corriente.
Menudo verano llevo.
El fin de semana que viene a Salamanca.... con las amigas, lo prometo!




Cool Slideshows!


3 comentarios:

la eterna buscadora dijo...

Ay mi Santander del alma, qué ganas tengo de volver...
El Hotel Real es un cacho-pedazo de hotel, nena... Y encima tiene que costar una pasta!! Así que por lo que veo te los buscas con pelas, que qué bien que está eso, oye!!
Y con tanta A y tanta B, esto parece un silogismo de esos... Disfruta, besos

chapete dijo...

Tan normalita no seras cuando los tienes loquitos...

¿¿Que yo me lo paso bien??? y tu que!!!!!anda que te aburres!!!!!


chauuuuuuuu

NEMESIS dijo...

Tú cara al llegar al hotel sería de risa... pero la del recepcionista y el botones si eran los mismos...

En fin. A vivir, que son dos días.