6 mar. 2008

D + D


No hay nada más triste que la decepción; esa mezcla de pena y rabia que notas al sentir que la gente es insensible, prepotente... mentirosa... no hay dolor más grande que el sentirse engañado.
Pero siempre queda mi dignidad, y de eso no todo el mundo puede presumir.

3 comentarios:

Belén dijo...

Claro que no guapa! jamás además...

besicos

r dijo...

¿Amigos por el beneficio del provecho?
No,gracias!!!!!

t.a.r.

Pedro Jorge dijo...

te quedará siempre la D más importante, la de tu Dignidad.