18 jun. 2009

CRÓNICA DE UN DESASTRE

Ayer, tan ricamente estábamos tomando el sol por la tarde; después, un bañito en el jacuzzi. Hasta aqui todo estupendo no?, el desastre vino después. Terminado el baño bajo la escaleras para preparar la cena y escucho un ruido tremendo en el sótano, así como de agua... JOER! el agua entraba a través de una cañeria de una forma brutal: MI CIBER-CAFÉ!!!.

El año pasado montamos allí nuestro ciber-café particular y mi despacho. Más chulo que quedó!.

El bar, igualito que el que tenía Roberto hace años... luego llegué yo añadiendo el despacho, mis libros, mi Mac, mis discos favoritos... la zona de gimnasio... mi refugio en el sotano; pues hoy todo eso está lleno de agua.

Y por qué? porque no sabiamos... hasta que me dió por salir al jardín delantero y descubrí que el riego ese que se sincroniza había explotado ó qué se yo! y tantos litros de agua al final acabaron en la bodega, aún no se cómo.

Nos dimos la paliza a recoger agua, a poner calentadores eléctricos para que todo se vaya secando... pero mis discos... ay mis discos... mis reliquias, mis autógrafos de mis cantantes... todo lo que tenía en una estantería especial solo para mis músicas favoritas, se han ido al carajo. No lloro porque no me sale... de veras.

Y al abrir uno de los cajones de un aparador que tengo, las cosas flotabannnnnn... mis Ipod de colección estaba flotando entre mis relojes y mi Montblanc... en fin... que ando desesperada.

Ya está mi pobre chico buscando por E-bay los discos a ver si me recupera alguno...

YO, me voy otro rato a llorar por las esquinas, y que apañe el seguro con el asunto.


10 comentarios:

centro de llamadas dijo...

hay dios es que hay que ver como hay dias que estas de lomejor y siempre pasa algo para aruidar ese momento ,pero te considero por que me a tocado ver mi casa toda inundana es muy triste y te deprime mucho , sin mas que decirte me despido con fuerte abraso para ti tal ves no te sirba de mucho pero halgo es halgo.

__MARÍA__ dijo...

¡Vaya chica! Lo siento.
Pero hay que destacar que tienes un compañero que es de oro molío. Ya te está buscando los discos, ¡enhorabuena!
Siempre positivo, nada negativo.
Besos

Wendeling dijo...

Lo siento muchísimo... :(

Sé lo que es perder algo que te provoca tal cantidad de sentimientos... me ocurrió lo mismo cuando perdí en un incendio la infancia de mis hijas (me refiero a sus fotografías y videos caseros de bebés).

Besos de una maia.

Sara dijo...

Aynsssssssssss Teresita, yo que llego de un final de curso estresante y me encuentro con tu estres también....que salgamos ilesas eh!!!tú pon todo a secar y lo que se pueda recuperar ya sabes!y lo que no....pues no te preocupes tampoco demasiado, no te vayas a poner tú malita por el agobio, pero ¡desde luego! tiene que ser una sensación horrorosa....ánimo vale?
Un besín y buen finde y que recuperes todo lo máximo posible.

Casandra dijo...

Cariño, lo siento un montón. :( No puedo ni imaginarme lo que ha debido dolerte. Espero que puedas volver a comprar algún disco. A ver si al menos el seguro te paga algo y puedes usar ese dinero para volver a comprártelos. :(

Un beso enorme y muchísimo ánimo, bonita!!! MUAK!!!

cuentosbrujos dijo...

las dimensiones de un desastre dependen mucho de las perspectiva del lugar del que se miran, eso si
hay desastres que lo son y cojonudos, lomires desde donde lo mires

chapete dijo...

Joder, que putada!!!


espero que hayais podido recuperar algo!!!


chauuuuuuu

MidnightSong dijo...

Uysss, que putadón más grande ... cuánto lo siento, chica.

Si te sirve de algo me puedes dar una lista de discos e intento conseguirte alguno entre mis contactos ... ;-)

Besotes y ánimo!!

erinia dijo...

Que mala suerte, niña... pero bueno, ya veo que tu pareja se va a esforzar por minimizarte la pena. Me ecuerda el día que me levanté de cama y me encontré el piso inundado, y la mitad de mis 200 libros, empapaditos... eso sí, yo no tenía nada de colección. LO SIENTO.

Anónimo dijo...

TOCATE EL PICHIN
HAY TERE CUANTO LO SIENTO,YA SABES SI TE PUEDO AYUDAR EN ALGO, ME PIDES LO QUE NECESITES UN BESO.